Nuevo mural gigante en la capital cubana

mural almendares-vento.jpg

Al inicio, hace dos meses, se generó la expectación entre los vecinos de la barriada de La Ceiba, del municipio de Playa, en esta capital. Hoy, la admiración es de todos; ya es realidad el gigantesco mural de 70 metros cuadrados, pintado sobre la fachada de la Casa Comunitaria ubicada en Avenida 51, esquina a 48, dedicado al aniversario 489 de la ciudad de La Habana.

Los autores, un grupo de artistas de la plástica reunidos en el Proyecto Huellas y el Programa Barrios Sostenibles en la zona habanera de la Cuenca Almendares-Vento, crearon esta monumental obra con el propósito de contribuir al desarrollo estético del barrio mediante la intervención en una de sus áreas más populares.

El Proyecto Huellas aglutina a una docena de artistas de la plástica del Consejo Popular Ceiba-Kohly, del municipio de Playa, quienes en esta ocasión han perpetuado un fragmento del imaginario propio y barrial mediante un gran mural de creación colectiva que cubre el frente de una típica casona de principios del siglo pasado, el cual quedará como patrimonio artístico local.

Los participantes fueron los artistas Erasmo Aguiar Rosell, René Bridón Moya y María Elena Carracedo.

También lo firman: Osvaldo Castillo Vázquez, Juan Carlos Durand Santí, José Luis Figueredo Hernández, Juan Francisco González Hernández, Miguel Ángel González Pi, Eduardo Potrillé y Yusniel Vidal Suárez.

Ellos concluyeron este mural de gran formato en genuina acción sociocultural, que como bien expresa la tarjeta de presentación elaborada por el periodista René Tamayo, entusiasta impulsor de la obra: «Ha sido una corriente de mutua complicidad y estímulo de la comunidad; unos desde aceras y ventanas; otros, sobre los andamios y con los pinceles; todos desde y por el barrio».

El Proyecto Huellas presta especial atención a los lugares públicos y las zonas menos favorecidas de Puentes Grandes-La Ceiba, un entorno urbano que tiene como peculiaridad geográfica y cultural las riberas del río Almendares, y que según algunos historiadores pudo ser el asentamiento inicial de la villa de San Cristóbal de La Habana en su traslado desde el interior hacia la costa.

Caracterizado por una alta vocación solidaria, y en el entorno del Taller de Transformación Integral del Barrio La Ceiba, el Proyecto Huellas desarrolla desde hace casi un año un intenso trabajo que incluye acciones plásticas en parques y solares, así como talleres de pintura y cerámica.

Fuente: Juventud Rebelde