Darán nacionalidad a descendientes exiliados durante el franquismo

bandera_espanola.jpg

Alrededor de un millón y medio de hijos y nietos de exiliados españoles, obligados por la Guerra Civil (1936-1939) y por la represión del régimen franquista a abandonar España, se disponen a recuperar la nacionalidad española.

El ministerio de Justicia, según anticipó el diario El País, está completando reglamentos y decretos vinculados con la disposición incluida en la Ley de la Memoria histórica, que entró en vigor el 27 de diciembre de 2007, para reconocer a las víctimas de la dictadura entre los años 1936-1975.

Entre estos, se encuentran los hijos de madres y padres nacidos en España que, actualmente, viven en el exterior así como los nietos de personas que perdieron o debieron renunciar a la nacionalidad española como consecuencia del exilio.

Casi la mitad de los potenciales beneficiarios de la normativa que el gobierno prevé que entrará en vigor el próximo 29 de diciembre, reside actualmente en Cuba y en Argentina.

Es sin dudas previsible que serán muchos los que reclamarán el reconocimiento de la nacionalidad, tanto que la cancillería española prevé una avalancha de pedidos a consulados y embajadas, sobre todo en los países de América Latina que fueron los que otorgaron, mayoritariamente, refugio a los españoles objeto de represalia.

La ley establece para los potenciales beneficiarios un plazo de dos años para presentar el pedido de nacionalidad, hasta el 29 de diciembre de 2010, si bien está prevista una posibilidad de prórroga por un año, en el caso de ser acordada por el Consejo de Ministros.
   
Otro decreto de puesta en vigor de las disposiciones contenidas en la Ley de Memoria histórica, en la que está trabajando el ministerio de Justicia, se refiere al artículo 18 que concede la nacionalidad española a los voluntarios de las Brigadas Internacionales.   

Estos eran combatientes de la guerra civil en defensa de la República Española contra el ejército de Francisco Franco, ayudado por fuerzas regulares de la Alemania de Hitler y de la Italia de Mussolini.

En total, según los estudios realizados en Estados Unidos por la Brigada Liconl, fueron 59.380 los miembros de las Brigadas Extranjeras que desde unos cincuenta países llegaron a España, de los cuales 9.934 murieron en el campo de batalla.

Fuente: ANSA Latina